AYUNTAMIENTO DE LA SELVA
 
AYUNTAMIENTO DE LA SELVA
 
AYUNTAMIENTO DE LA SELVA
PASOS PARA INJERTAR ROSAS(ROSALES)
LAS FOTOS DE JEUS
ANIMALES DE LA SELVA
DEPORTES PARA UNA SALUD MEJOR ...
WWW.SNORLAX.COM
Fotos de samuel
ARTISTAS MAS ADMIRADAS

FOTOS DE EDUEL
Fotos de jeus
Fotos de jeus
FOTOS DE JEUS 4
Fotos de mi familia nuevo
Fotos de mis mascotas nuevo

   
 
 
Imagen
La alquería de Xilvar, nombre con el cual era conocido el municipio de Selva durante la dominación árabe, pasó a manos, después de la conquista, del rey Jaime I, el cual la cedió a Pere Nonis y a Pere Lay. Hacia 1248 ya había, en aquella alquería, una pequeña iglesia dedicada a Sant Llorenç (Santcti Laurenti de Silver). Se encuentra documentado en la bula de Inocencio IV, con la cual, este Papa ponía bajo su protección todos los bienes de la iglesia mallorquina.
Se tiene constancia que en 1285, los habitantes de Selva, reunidos en la iglesia, nombraron unos veinte vecinos para ir a rendir homenaje a Alfonso III, como rey de Aragón y de Mallorca, que había arrebatado a Jaume II. Sin embargo, una vez restablecido el reino de Jaime II, hacia el 1300, este rey declaró oficialmente villa, a la primitiva alquería de Selva, junto a Campanet y Sa Pobla.

También a principios del siglo XIV, debió empezar a construirse la actual iglesia, aunque de la primitiva se conserva su esbelta fachada. Una carta del rey Sancho de Mallorca (1311-1324) documenta dichas obras. Seguramente, el obispo de Mallorca, Ponç de Jardí, empezó esta iglesia, colocó la primera piedra a finales del mes de mayo del año 1301 y nombró rector al presbítero Joan Marí.

Hacia el 1600, esta segunda iglesia fue ampliada: se alargó por la parte del ábside y se construyó la majestuosa escalinata delante de la fachada, pero un terrible incendio, en 1855, destruyó el retablo mayor. Esto motivó nuevas reformas que dejaron el templo de la manera que hoy lo conocemos.

Selva, como consecuencia de su proximidad con Inca, participó de la Rebelión del pueblo del siglo XV y en la Guerra de les Germanies de 1521. Selva sufrió, durante el siglo XVII, las incursiones del bandolerismo y, desgraciadamente, también de las pestes.

Un hecho histórico que también debemos destacar es que, en agosto de 1812, tuvo lugar en Selva el juramento de la Constitución, decretada por las Cortes de Cádiz.

A finales del siglo XIX, parece ser que hubo enfrentamientos políticos entre el partido liberal y el conservador; éstos se resolvieron con un convenio entre ambas partes, en beneficio del pueblo.

A pesar de todo, la población seguía aumentando: durante 1591 había 1.810 habitantes, en 1860 tenía 4.529 y en 1924, 5.326 habitantes. Un hecho que contribuye a este crecimiento es que Selva estuviera dividida en varios núcleos de población: Biniamar, Binibona, Caimari, Moscari, Mancor, Biniarroi, aunque Mancor, en el siglo XX se independizó y se constituyó en municipio propio.


También a principios del siglo XIV, debió empezar a construirse la actual iglesia, aunque de la primitiva se conserva su esbelta fachada. Una carta del rey Sancho de Mallorca (1311-1324) documenta dichas obras. Seguramente, el obispo de Mallorca, Ponç de Jardí, empezó esta iglesia, colocó la primera piedra a finales del mes de mayo del año 1301 y nombró rector al presbítero Joan Marí.

Hacia el 1600, esta segunda iglesia fue ampliada: se alargó por la parte del ábside y se construyó la majestuosa escalinata delante de la fachada, pero un terrible incendio, en 1855, destruyó el retablo mayor. Esto motivó nuevas reformas que dejaron el templo de la manera que hoy lo conocemos.

Selva, como consecuencia de su proximidad con Inca, participó de la Rebelión del pueblo del siglo XV y en la Guerra de les Germanies de 1521. Selva sufrió, durante el siglo XVII, las incursiones del bandolerismo y, desgraciadamente, también de las pestes.

Un hecho histórico que también debemos destacar es que, en agosto de 1812, tuvo lugar en Selva el juramento de la Constitución, decretada por las Cortes de Cádiz.

A finales del siglo XIX, parece ser que hubo enfrentamientos políticos entre el partido liberal y el conservador; éstos se resolvieron con un convenio entre ambas partes, en beneficio del pueblo.

A pesar de todo, la población seguía aumentando: durante 1591 había 1.810 habitantes, en 1860 tenía 4.529 y en 1924, 5.326 habitantes. Un hecho que contribuye a este crecimiento es que Selva estuviera dividida en varios núcleos de población: Biniamar, Binibona, Caimari, Moscari, Mancor, Biniarroi, aunque Mancor, en el siglo XX se independizó y se constituyó en municipio propio.


También a principios del siglo XIV, debió empezar a construirse la actual iglesia, aunque de la primitiva se conserva su esbelta fachada. Una carta del rey Sancho de Mallorca (1311-1324) documenta dichas obras. Seguramente, el obispo de Mallorca, Ponç de Jardí, empezó esta iglesia, colocó la primera piedra a finales del mes de mayo del año 1301 y nombró rector al presbítero Joan Marí.

Hacia el 1600, esta segunda iglesia fue ampliada: se alargó por la parte del ábside y se construyó la majestuosa escalinata delante de la fachada, pero un terrible incendio, en 1855, destruyó el retablo mayor. Esto motivó nuevas reformas que dejaron el templo de la manera que hoy lo conocemos.

Selva, como consecuencia de su proximidad con Inca, participó de la Rebelión del pueblo del siglo XV y en la Guerra de les Germanies de 1521. Selva sufrió, durante el siglo XVII, las incursiones del bandolerismo y, desgraciadamente, también de las pestes.

Un hecho histórico que también debemos destacar es que, en agosto de 1812, tuvo lugar en Selva el juramento de la Constitución, decretada por las Cortes de Cádiz.

A finales del siglo XIX, parece ser que hubo enfrentamientos políticos entre el partido liberal y el conservador; éstos se resolvieron con un convenio entre ambas partes, en beneficio del pueblo.

A pesar de todo, la población seguía aumentando: durante 1591 había 1.810 habitantes, en 1860 tenía 4.529 y en 1924, 5.326 habitantes. Un hecho que contribuye a este crecimiento es que Selva estuviera dividida en varios núcleos de población: Biniamar, Binibona, Caimari, Moscari, Mancor, Biniarroi, aunque Mancor, en el siglo XX se independizó y se constituyó en municipio propio.


También a principios del siglo XIV, debió empezar a construirse la actual iglesia, aunque de la primitiva se conserva su esbelta fachada. Una carta del rey Sancho de Mallorca (1311-1324) documenta dichas obras. Seguramente, el obispo de Mallorca, Ponç de Jardí, empezó esta iglesia, colocó la primera piedra a finales del mes de mayo del año 1301 y nombró rector al presbítero Joan Marí.

Hacia el 1600, esta segunda iglesia fue ampliada: se alargó por la parte del ábside y se construyó la majestuosa escalinata delante de la fachada, pero un terrible incendio, en 1855, destruyó el retablo mayor. Esto motivó nuevas reformas que dejaron el templo de la manera que hoy lo conocemos.

Selva, como consecuencia de su proximidad con Inca, participó de la Rebelión del pueblo del siglo XV y en la Guerra de les Germanies de 1521. Selva sufrió, durante el siglo XVII, las incursiones del bandolerismo y, desgraciadamente, también de las pestes.

Un hecho histórico que también debemos destacar es que, en agosto de 1812, tuvo lugar en Selva el juramento de la Constitución, decretada por las Cortes de Cádiz.

A finales del siglo XIX, parece ser que hubo enfrentamientos políticos entre el partido liberal y el conservador; éstos se resolvieron con un convenio entre ambas partes, en beneficio del pueblo.

A pesar de todo, la población seguía aumentando: durante 1591 había 1.810 habitantes, en 1860 tenía 4.529 y en 1924, 5.326 habitantes. Un hecho que contribuye a este crecimiento es que Selva estuviera dividida en varios núcleos de población: Biniamar, Binibona, Caimari, Moscari, Mancor, Biniarroi, aunque Mancor, en el siglo XX se independizó y se constituyó en municipio propio.


También a principios del siglo XIV, debió empezar a construirse la actual iglesia, aunque de la primitiva se conserva su esbelta fachada. Una carta del rey Sancho de Mallorca (1311-1324) documenta dichas obras. Seguramente, el obispo de Mallorca, Ponç de Jardí, empezó esta iglesia, colocó la primera piedra a finales del mes de mayo del año 1301 y nombró rector al presbítero Joan Marí.

Hacia el 1600, esta segunda iglesia fue ampliada: se alargó por la parte del ábside y se construyó la majestuosa escalinata delante de la fachada, pero un terrible incendio, en 1855, destruyó el retablo mayor. Esto motivó nuevas reformas que dejaron el templo de la manera que hoy lo conocemos.

Selva, como consecuencia de su proximidad con Inca, participó de la Rebelión del pueblo del siglo XV y en la Guerra de les Germanies de 1521. Selva sufrió, durante el siglo XVII, las incursiones del bandolerismo y, desgraciadamente, también de las pestes.

Un hecho histórico que también debemos destacar es que, en agosto de 1812, tuvo lugar en Selva el juramento de la Constitución, decretada por las Cortes de Cádiz.

A finales del siglo XIX, parece ser que hubo enfrentamientos políticos entre el partido liberal y el conservador; éstos se resolvieron con un convenio entre ambas partes, en beneficio del pueblo.

A pesar de todo, la población seguía aumentando: durante 1591 había 1.810 habitantes, en 1860 tenía 4.529 y en 1924, 5.326 habitantes. Un hecho que contribuye a este crecimiento es que Selva estuviera dividida en varios núcleos de población: Biniamar, Binibona, Caimari, Moscari, Mancor, Biniarroi, aunque Mancor, en el siglo XX se independizó y se constituyó en municipio propio.


También a principios del siglo XIV, debió empezar a construirse la actual iglesia, aunque de la primitiva se conserva su esbelta fachada. Una carta del rey Sancho de Mallorca (1311-1324) documenta dichas obras. Seguramente, el obispo de Mallorca, Ponç de Jardí, empezó esta iglesia, colocó la primera piedra a finales del mes de mayo del año 1301 y nombró rector al presbítero Joan Marí.

Hacia el 1600, esta segunda iglesia fue ampliada: se alargó por la parte del ábside y se construyó la majestuosa escalinata delante de la fachada, pero un terrible incendio, en 1855, destruyó el retablo mayor. Esto motivó nuevas reformas que dejaron el templo de la manera que hoy lo conocemos.

Selva, como consecuencia de su proximidad con Inca, participó de la Rebelión del pueblo del siglo XV y en la Guerra de les Germanies de 1521. Selva sufrió, durante el siglo XVII, las incursiones del bandolerismo y, desgraciadamente, también de las pestes.

Un hecho histórico que también debemos destacar es que, en agosto de 1812, tuvo lugar en Selva el juramento de la Constitución, decretada por las Cortes de Cádiz.

A finales del siglo XIX, parece ser que hubo enfrentamientos políticos entre el partido liberal y el conservador; éstos se resolvieron con un convenio entre ambas partes, en beneficio del pueblo.

A pesar de todo, la población seguía aumentando: durante 1591 había 1.810 habitantes, en 1860 tenía 4.529 y en 1924, 5.326 habitantes. Un hecho que contribuye a este crecimiento es que Selva estuviera dividida en varios núcleos de población: Biniamar, Binibona, Caimari, Moscari, Mancor, Biniarroi, aunque Mancor, en el siglo XX se independizó y se constituyó en municipio propio.


También a principios del siglo XIV, debió empezar a construirse la actual iglesia, aunque de la primitiva se conserva su esbelta fachada. Una carta del rey Sancho de Mallorca (1311-1324) documenta dichas obras. Seguramente, el obispo de Mallorca, Ponç de Jardí, empezó esta iglesia, colocó la primera piedra a finales del mes de mayo del año 1301 y nombró rector al presbítero Joan Marí.

Hacia el 1600, esta segunda iglesia fue ampliada: se alargó por la parte del ábside y se construyó la majestuosa escalinata delante de la fachada, pero un terrible incendio, en 1855, destruyó el retablo mayor. Esto motivó nuevas reformas que dejaron el templo de la manera que hoy lo conocemos.

Selva, como consecuencia de su proximidad con Inca, participó de la Rebelión del pueblo del siglo XV y en la Guerra de les Germanies de 1521. Selva sufrió, durante el siglo XVII, las incursiones del bandolerismo y, desgraciadamente, también de las pestes.

Un hecho histórico que también debemos destacar es que, en agosto de 1812, tuvo lugar en Selva el juramento de la Constitución, decretada por las Cortes de Cádiz.

A finales del siglo XIX, parece ser que hubo enfrentamientos políticos entre el partido liberal y el conservador; éstos se resolvieron con un convenio entre ambas partes, en beneficio del pueblo.

A pesar de todo, la población seguía aumentando: durante 1591 había 1.810 habitantes, en 1860 tenía 4.529 y en 1924, 5.326 habitantes. Un hecho que contribuye a este crecimiento es que Selva estuviera dividida en varios núcleos de población: Biniamar, Binibona, Caimari, Moscari, Mancor, Biniarroi, aunque Mancor, en el siglo XX se independizó y se constituyó en municipio propio.




   
   
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión.
si deseassaber mas de esto ingresa a esta pagina www.snorlax.com
te espero alli.